Archive: September 2019

Examina tu estado actual para una mejora continua en tu empresa

Dentro de una empresa, sea que fabriques algo o sea que ofrezcas servicios, la mejora continua es crítica para los procesos de refinación, haciendo que las operaciones sean más receptivas y, en última instancia, se vuelvan más competitivas.

Y para lograr una mejora continua, tu equipo de gestión debe tomar la iniciativa para impulsar el cambio.

Y lo mejor es comenzar por el principio: entendiendo tu estado actual.

Es importante comprender que cuando deseas mejorar, tu organización debe ser receptiva al cambio.

Resultado de imagen para buen ambiente laboral

Ten presente que los cinco factores impiden la capacidad de cambio de una organización son:

  • La rigidez de la cultura de la empresa
  • La fortaleza de la cultura
  • Los acuerdos contractuales
  • Los costos hundidos
  • Los intereses arraigados

No importa cuánta resistencia encuentres, necesitas encontrar una forma de facilitar el cambio, de lo contrario, corres el riesgo de volverte obsoleto en este mercado acelerado y altamente competitivo.

En general, tres factores impulsan el cambio: pérdida de ingresos, comentarios de los empleados y análisis.

Impulsar el cambio depende de la mejora del proceso, que a su vez comienza con el examen de tu estado actual.

  1. a) Examina tu estado actual

Para examinar tu estado actual, necesitas datos de producción. Si no estás recopilando datos de producción, debes comenzar a hacerlo de inmediato.

Si recopilas datos de producción, ¿qué estás haciendo con ellos?

Ten en cuenta que la recopilación de datos en sí misma no es suficiente: debes analizar tus datos y utilizar los conocimientos que obtienes para determinar tu costo actual por unidad (CPU), así como analizar tus procesos para detectar ineficiencias, identificar oportunidades de mejora y evaluar qué CPU realmente mejorada sería.

Recuerda: sin datos, no puedes ver, y mucho menos comprender, el impacto de los cambios significativos y los ajustes menores se vuelven prácticamente invisibles.

Para recopilar y analizar todos tus datos, necesitas un sistema que utilice los datos y las acciones que ingresas para generar resultados.

Al cambiar su aporte, puedes obtener información sobre los diferentes resultados y seleccionar el mejor curso de acción en consecuencia.

  1. b) Salarios y costos de incentivos

También debes calcular lo que estás gastando en salarios e incentivos. Este cálculo es un paso crítico para determinar si existe la oportunidad de ahorrar costos o aprovechar la remuneración para mejorar los resultados.

Por ejemplo, si tienes una fuerza laboral de empleados permanentes, el salario promedio puede estar muy por encima del estándar de la industria debido a años de aumentos.

Si este es el caso, es posible que deseas reconfigurar su fuerza de trabajo para retener a tus mejores empleados, capacitar a los empleados que pueden mejorar y dejar ir a los trabajadores con bajo rendimiento.

Y todo dependerá del tipo de empresa que tengas, ya que es muy diferente el concepto y necesidades que existe en una almacenadora a una empresa que se dedica a crear sitios web, por ejemplo.

Al mismo tiempo, si tu objetivo es aumentar la velocidad de producción, podría ser una solución para vincular los incentivos con el rendimiento, ya que el aumento de la remuneración es un poderoso motivador para los trabajadores.

  1. c) Evaluación de fuentes laborales

Finalmente, evalúa tus fuentes laborales. ¿Recurres a trabajadores por proyecto o trabajadores por temporada?

Por ejemplo, para una empresa que crea sitios web le bien bien contratar por proyecto, mientras que para una almacenadora tendrá épocas de contratación por temporada.

Resultado de imagen para ferias de empleo

De ser así, evalúa cómo eso impacta el gasto de la fuerza laboral, así como la seguridad, la velocidad de producción y la calidad del producto.

Por ejemplo, puedes estar utilizando trabajadores temporales durante las horas pico y las temporadas ocupadas, pero si su falta de experiencia afecta negativamente la calidad del producto, podría afectar tu resultado final.

Si ese es el caso, podría beneficiarte reclutando y capacitando trabajadores adicionales a tiempo completo.