Un día típico en la vida de un estudiante que vive fuera de casa

Dicen que uno vuelve a vivir ciertas cosas con los hijos y es muy cierto. En estos momentos veo a mi hija enfocada estudiando su Guía CENEVAL 2020 para presentar su examen de ingreso a la universidad.

Viendo este momento a la distancia recordando mi propio caso, es claramente muy diferente. Al vivir en la CDMX no tuve que dejar mi casa para continuar mis estudios o realizar una Guía CENEVAL 2020.

Sí cambio mi ritmo, responsabilidades y el manejo del tiempo, pero seguía viviendo bajo el techo materno.

Ahora en el caso de mi hija y si todo sale bien, estará dejando la casa para irse a estudiar a varios kilómetros de distancia. Esto implica muchos cambios, ajustes y aceptaciones (por ambos lados), en fin… es la ley de la vida y no queda más que seguir.

Y retomando mis recuerdos y posiblemente los tuyos ¿recuerdas lo que hacías en un día típico de universidad?

a) Clases

Bueno, la piedra angular de la vida estudiantil tiene que ver con las clases.

La cantidad de estas sesiones depende mucho de la carrera y el nivel curso. En mi caso por ejemplo tenía 6 horas en promedio diarias entre clases y seminarios.

Esto puede no parecer mucho en comparación con el tiempo que dedican las carreras como medicina, sin embargo, un elemento principal de mi curso se basaba en estudios e investigaciones independientes.

Por eso pasaba mucho tiempo en la biblioteca y el Centro de Cómputo (en mi época no existían los dispositivos de ahora) además de mis clases diarias.

b) Biblioteca

Después de una buena sesión de clases o seminarios tocaba ir a la biblioteca. Generalmente visitaba la propia de mi universidad pero en otras ocasiones tenía que trasladarme a la Biblioteca Central que estaba a una buena distancia de camino.

Personalmente, encontré que trabajar en la biblioteca era más fácil, ya que estaba lejos de todas las otras distracciones que de otro modo tendría en mi habitación.

Además, si necesitaba un libro podía ir a buscar uno cuando sea.

c) Trabajo

Después de haber terminado mi trabajo en la universidad, a veces hacía algo de trabajo para algunos de los pequeños trabajos a tiempo parcial que tenía.

Resultado de imagen para trabajo universitario

d) Gimnasio

Algo que me encantaba de la universidad era mi tiempo de ir al gimnasio y poco a poco lo fui integrando en mi rutina semanal.

Me di cuenta de que necesitaba el deporte tanto por sus beneficios físicos como los mentales y esto me ayudó a mejorar mis resultados al ser una gran liberación del trabajo que la universidad impone.

Resultado de imagen para gym universitario

e) Diversión

Si bien ya me encontraba en la universidad no tenía la facilidad de salir de fiesta tan fácilmente al seguir viviendo con mis padres.

En aquellos tiempos las reglas eran mucho más estrictas y más tratándose de una mujer. Sí salía con mis amigas, pero bajo ciertas reglas.

Esto ha cambiado en la actualidad y seguramente será muy diferente al estar lejos de casa… solo quedan los valores que cada nuevo universitario lleve consigo a su nuevo espacio.

Y bueno… después de un día de clases y biblioteca, el descanso venía muy bien para otro día de vida estudiantil.

Comments are closed.